Aceite del Viernes Santo

La preparación de un aceite para ungir a los enfermos fue una devoción enseñada por Nuestra Madre durante su estadía en La Santa Montaña y le fue relatada al padre Jaime Reyes por el discípulo Marcelino Flores González. Está incluida en el del libro de la autoría del padre Reyes, La Santa Montaña de Puerto Rico y el Misterio de Elenita de Jesús, 1899-1909 bajo: Capítulo VII Algunas costumbres de Elenita. La versión PDF de dicho libro se encuentra en la sección Libros de este portal y acceso al mismo es gratuito. No obstante, debido a la cantidad de solicitudes recibidas para que se publiquen aparte las instrucciones para confeccionar el Aceite de Viernes Santo, llamado así porque se prepara el Viernes Santo, las mismas se incluyen a continuación según relatadas por Marcelino Flores González.

Procedimiento para confeccionar el aceite del Viernes Santo:

1. La madrugada del Viernes Santo se echa aceite de oliva en un envase ancho.

2. Se coloca en el mismo una motita de algodón.

3. A esta motita se le hace una especie de mechita que sobresale del nivel del aceite. (Esto significa que se trabaja el algodón para que al centro sobresalga como una mecha.)

No obstante, muchas personas preparan otros tipos de mechas con el mismo algodón y semejantes a la que están en la siguiente gráfica y colocan una dentro de la mota:

4. Se enciende el algodón y se rezan 33 Credos en honor de la edad de Jesucristo y 7 Salves por los siete dolores de Nuestra Señora.

5. Cuando la mechita se apague, el aceite se echa en un potecito, se tapa y se usa como ungüento para ungir a los enfermos.

Nota: Algunas personas le añaden mirra en estado líquido al aceite ya preparado para proveerle un olor agradable.

/

Frasco de aceite esencial